18 de set. 2013

EL MANZANO QUE NO DABA PERAS


Una semilla de manzano fue plantada por equivocación en medio de un campo de semillas de peral. Al principio su tronco era igual al del resto. Cuando fueron creciendo, Todos hablaban, se reían , se explicaban historias. Pero el tiempo hizo que poco a poco se fuera diferenciando del resto. Cuando empezó a tener frutos se sintió diferente, un bicho raro al compararse con el resto. A todos les veía que tenían peras preciosas.  los demás arboles también se dieron cuenta y empezaron a criticarle, a decirle que debería esforzarse más para poder tener peras. Le daban consejos cariñosos al principio, pero luego fueron cada vez más duros y exigentes para que cambiara. Incluso empezaron a castigarle  porque no cambiaba. Y el manzano cada vez más apenado, cada vez se esforzaba más para conseguir tener peras, pero sus manzanas rojas cada vez eran más y  más grandes. Se sentía defectuoso, se sentía pequeño, poca cosa. 

Un día pasaban unos niños por el lugar y se fijaron en ese majestuoso manzano. Y admirados fueron cogiendo las manzanas y mientras tanto no paraban de hacer comentarios sobre este árbol: “que manzano más bonito”; “que manzanas tan buenas”; “cómo destaca en medio de todos estos perales”; “qué sombra más agradable proyecta sobre el suelo”. 

¡Qué gran descubrimiento fue para el manzano!,  Él era un árbol que daba manzanas y no peras. El manzano a partir de ese momento empezó a valorarse por las manzanas que conseguía y nunca más se comparó con los árboles que le rodeaban.

2 comentaris:

Sex Shop ha dit...

Muy buenooooo!!!!!!!

Eva Aguilar- -CONSTRUYO MI REALIDAD ha dit...

Hola Sex Shop

me alegra que te guste la narracion.
espero que te valores por quien eres. seguro que la lista puede ser larga.