7 d’oct. 2015

me da vergüenza llorar






El  otro día en sesión una mujer lloraba por su situación, sus emociones podrían ser de frustración, de enfado, de tristeza, de rabia, de desespero….. y sus ojos reaccionaban en coherencia con lo que le estaba pasando por dentro. Pero ella repetía que sentía vergüenza por llorar, porque yo la estaba viendo en esa situación. Se había desbordado, como le pasa a una presa cuando se acumula mucha agua y las compuertas están cerradas, lo que hará el agua es buscar otro camino y uno de ellos es pasar por encima del muro, o rompiéndolo,  arrasando con lo que encuentre, en ese momento puede salir herido uno mismo u otros (esta metafora la conocía, pero me la refrescó Marta Martí).
El desborde se puede salvar si dejamos salir agua por la compuerta de forma fluida cuando es necesario. No esperar a que sea demasiado tarde. Las emociones cuando se activan no se pueden controlar, pero sí podemos aprender a expresarlas.
Un aspecto que me encuentro bastante en terapia es  el miedo a expresar las emociones que se activan por dentro. Unas veces lo que cuesta es expresar la rabia, otras la tristeza.
Muchas de las veces el origen es lejano, es un aprendizaje que las emociones o su expresión no “son buenas”; la sociedad envía muchos inputs (libros, películas, series de dibujos, programas…. ) de rechazo. La familia a veces no está preparada  para poder gestionar las emociones (en muchas ocasiones ni ellos saben hacerlo con las suyas), a veces muy intentas de sus hijos. ¿Y que hace o dice? Se utilizan frases, comentarios hacia los niños o cuando otra persona llora, del tipo:
“no tienes motivos para llorar”
“yo si te voy a dar motivos para llorar”
“No llores”
“los niños no lloran”
“no ha sido nada”
“es una tontería”
“se fuerte”
“no llores que te pones muy feo/fea”
“mira …está llorando como un niño/a”
“llora como un niño lo que no supiste hacer como un hombre”
“si te ven llorar dices cosas del tipo “ es que me  ha entrado una cosa en el ojo”…….


Estoy leyendo un libro que me está pareciendo muy interesante “Atrévete a ser tu mismo” de Marta Martí, 2015. Editorial La esfera de los libros. Y hay un texto que refleja muy bien cómo es de importante dejar, permitirse, respetar  que surjan las lagrimas cuando las emociones lo piden:
Comenta una experiencia donde ella estaba surfeando, pero la marea no era buena
 “todo lo contrario a lo que debe hacerse en el caso de quedarte en unas corrientes: me bajé de la tabla, me desaté del cable (vento)  y quise agarrarme a una boya como si mi vida fuese en ello….
Y descubrí algo que quizá ya sabía pero ratifiqué con pruebas: la sensación de ahogo físico y ahogo emocional tienen las mismas respuestas fisiológicas. En este caso tenía hasta el mismo sabor. Estaba ahogándome en agua salada, me pesaba todo el cuerpo y no podía pensar con claridad.
Pero, cuando el llanto es desconsolado, cuando es casi un sinsentido, te ahoga. Te hunde y te hace tomar decisiones que estando en seco, pisando en algún lugar firme, no tomarías.
Por eso es importante respetar el mar y por eso es tan importante respetar las lágrimas. Tenemos que perderle el miedo al  mar si queremos seguir entrando en él y disfrutándolo; tenemos que perderle miedo a los mares de pena porque solo así podremos dominarlos, superarlos y respetarlos.
El agua salada mata si la bebemos, mejor dejarla fuera. Lo mismo sucede con las lágrimas….
Seguiré defendiendo las lágrimas solitarias o acompañadas porque creo que debemos ser naturales para poder sobrevivir. Y es natural llorar”….


Cuando la sociedad nos permita estar tristes, cuando al ver llorar a alguien le acerquemos un pañuelo, o le preguntemos amorosamente si le podemos ayudar en algo, o simplemente podamos  ver salir lagrimas en sus ojos de forma respetuosa, si juzgar,  en ese momento estaremos cultivando una sociedad mejor, más sana, más humana.

El otro día estaba leyendo una  novela y la escena me conmovió y me puse a llorar, mi hijo al verme me preguntó que me pasaba. En el momento que pude coger aire para respirar le dije “estoy llorando porque  ha pasado  una cosa triste  en el cuento que estoy leyendo”.  Me cogió la mano y volvió a mirar la tele.  




3 comentaris:

Unknown ha dit...

Gràcies Eva!

Unknown ha dit...

Gràcies Eva!

Eva Aguilar- -CONSTRUYO MI REALIDAD ha dit...

Unknown te agradezco tu mensaje