24 d’oct. 2012

¿No me apetece tener sexo, pero por qué no probar?, quien sabe...



-Jose -¿Quieres tener sexo?
-Marta: - no me apetece mucho pero ¿Por qué no probar, quien sabe….?


Quiero plantear un tema que pueda llevar a crear debate.  Tener sexo aunque de principio no tengas ganas.
Como siempre el sexo está lleno de creencias, tabús, mitos, miedos…. Todo un abanico que nos pone barreras para disfrutar del sexo. 

Una de las que nos hemos encontrado con mucha frecuencia es la de “no quiero sexo, porque no me apetece, o no tengo ganas”. Y nos  cerramos a esta idea sin abrirnos a muchas otras opciones.  Las relaciones sexuales, como muchas otras situaciones de la vida no son o BLANCO O NEGRO, sino que hay una gama inmensa de colores posibles.

En todas las relaciones sexuales siempre hay uno que le apetece o quiere más veces que al otro

Cambiarían muchas cosas si visualizáramos Las relaciones sexuales como un acto de amor. Quiero hacer un símil con la alimentación (que creo que tienen muchas cosas en común).

Seguro que en más de una y de dos ocasiones no tenías ganas de cenar  o estabas haciendo una dieta especial y por amor has hecho la cena a tu pareja o a tus hijos, e incluso mientras ellos comían compartías ese espacio con ellos, hablando y explicando las aventuras del día, y disfrutando con ello. 

En otras ocasiones sabiendo que a tu pareja le gusta mucho un plato especial (que requiere más preparación), sin ser un día especial decides preparárselo, antes habiendo comprado los ingredientes necesarios (que no siempre están disponibles en la nevera). 

¿Y no te ha pasado nunca que cuando estás comprando en el supermercado ves un producto, y lo coges pensado que le vas a dar una sorpresa a tu pareja, pensado “esto seguro que le gusta”?

Todos estos ejemplos que se me han ocurrido se podrían definir como actos de amor. Que seguro que también aparecen en otros ámbitos de la pareja que no tiene que ver con la comida (por ejemplo acompañarle a un lugar que le apetece;  ver una película que le hace ilusión, regalarle unas entradas para ver un espectáculo que sabes que le gusta, acompañarle con el coche porque está lloviendo y todas los ejemplos que se te ocurran…..). Y quizá a ti no te apetece mucho, pero al acompañarle acabas disfrutando de la actividad. ¿Cuál seria el truco para que esto pase? Que estás abierta o abierto a la experiencia, te das el permiso a experimentar, disfrutas al ver disfrutar a tu pareja.

No digo con esto que todo lo hagas por la relación, y para el otro, para que  esté siempre contento y no te tengas en cuenta para nada, o no quieras que tengan estos detalles contigo. Simplemente digo que en una relación creo que es muy sano expresar actos de amor hacia la persona que comparte su vida contigo, como regalos (y no me refiero solo a los físicos) que se entregan simplemente para demostrar que se ha pensado  en el otro  miembro, expresar que la persona es especial para ti.

Ten siempre presente que tú tienes el 100% de la responsabilidad para que tu relación mejores. Igual que él o ella tiene también otro 100% . No esperes que el otro haga, o deje de hacer para mejorar tu relación. No es útil pensar que el otro es culpable y tu inocente, ambos sois responsables. Plantéate qué puedes hacer tú para que ésta mejore

Una relación de pareja es un equipo donde los dos están en el mismo bando.

Y, ¿QUÉ PASA CON EL SEXO? , ¿POR QUÉ NO NOS DAMOS LA MISMA OPORTUNIDAD? 

Cuando te das la oportunidad de probar puedes descubrir  que  puedes disfrutar del sexo muchas más veces de lo que pensabas.
Voy a proponer unas cuantas ideas para que las reflexiones antes de decir “NO QUIERO o NO ME APETECE”;  Este mensaje es tanto para hombres como para mujeres, aunque se oye más veces en el sexo femenino
·         Descarta el NO por sistema, di ¿por qué no?
·         ¿Y si os dedicáis los dos a la persona que sí tiene ganas?, es decir ayudarle a masturbarse,  sin querer nada a cambio el que masturba
·         Mastúrbate sólo/a si tu pareja un dia no quiere.
·         Darte el permiso a sentir tu cuerpo, con las caricias, lametones del otro/a, mordiscos… sin buscar un máximo placer o un orgasmo, sino un momento de intimidad entre los dos.
·         A veces puede ser útil ponerle numeración al grado de excitación mental  o corporal. ¿y qué pasaría si a mitad de la relación sexual le planteas algo así “veo que no voy a subir  más del 6, qué te parece si estamos por ti?”
·         Acariciar al otro
·         Utilizar lubricante como ayuda externa  (hay una gama muy amplia en el mercado, que el lubricante natural como la saliva también está incluido) para lubricar mejor zonas  como el pene o la vagina o los labios vaginales si están algo secos. Si a esto le añades un masaje se puede ayudar a que aparezca de forma más fácil la lubricación natural en la vagina
·         Preparar una velada romántica, sin esperar nada después
·         Dedicaros un rato en la cama simplemente a miraros , tocaros,  acariciaros y besaros. ¿ Incluso, por qué no?, hacerle explicito a tu pareja  que sólo quieres esto
·         Aquí puedes añadir todos aquellos ejemplos que pueden ayudar a ver el sexo con una gama de colores más amplia.

Te sorprenderás al descubrir que cuando  te das  permiso a llegar hasta donde te apetezca, en más de una ocasión tu cuerpo se activará, te excitarás y quizá tengas ganas de más.  Si tú te respetas, y respetas los deseos del otro,  la otra persona  también respetará tus ritmos y también cuando quieras parar no insistirá ni te forzará. Si los dos miembros saben que esto puede pasar, es más probable que se baje la tensión de los dos, la insistencia de uno de los miembros y que aumenten las veces que hay momentos de intimidad.

Aunque no quiero decir con este articulo que se ha de decir SÍ SIEMPRE, ya que yo creo en las tres reglas del sexo:

  • ·         Haz todo lo que quieras hacer
  • ·         No hagas nada que no quieras  hacer
  • ·         Todo desde la comunicación y el respeto


Simplemente es que tú te des el permiso a pensar “¿Y por qué no probar?. Esta es una opción diferente a la que has practicado hasta ahora. Con esto rompes con la frase “si ante los mismos problemas aplicas las mismas soluciones, siempre tendrá las mismas consecuencias”.  Al hacer algo diferente Por lo menos las consecuencias serán diferentes.

Piensa que el deseo sexual no es un botón mágico, sino que se ha de trabajar, alimentar y decidir disfrutar. Y tú eres la única persona responsable de tu placer. 




En Radio SANT FELIU  (105.3 FM), www.santfeliu.cat/radio )   colaboré con la tematica sexual: ¡¡No tengo ganas de sexo, pero por qué no probar!!  , en el programa el MIRALL que se emitió el 31 de  octubre de 2012.


Si quieres escuchar la entrevista:
(esta emision es en catalán)


"Hoy No Tengo Ganas" (1ª parte), por Eva Aguilar
   

 Hoy No Tengo Ganas" (2ª parte), por Eva Aguilar
 


3 comentaris:

A ha dit...

M'encanta com has plantejat aquest problema :)

Eva Aguilar- -CONSTRUYO MI REALIDAD ha dit...

Hola A.
Moltes gracies per el teu comentari i m.agrada que t.hagi encantat.
Que vagi be

Eva Aguilar- -CONSTRUYO MI REALIDAD ha dit...

Hola A.
Moltes gracies per el teu comentari i m.agrada que t.hagi encantat.
Que vagi be